Español

Portugal estrena un Gobierno de centroderecha que dependerá de la oposición | Internacional



Portugal estrena este martes un nuevo ciclo político. Con la toma de posesión del nuevo primer ministro, Luís Montenegro, y su Gabinete, el centroderecha recupera el poder que perdió en 2015, cuando el socialista António Costa se impuso con una moción de censura apoyada por la izquierda sobre el conservador Pedro Passos Coelho. Montenegro, presidente del Partido Social Demócrata (PSD, centroderecha), ganó las elecciones el pasado 10 de marzo al frente de una coalición electoral, Alianza Democrática, que apenas logró dos diputados más que el PS, el Partido Socialista (80 escaños frente a 78). Su proyecto no logró atraer el voto descontento con los dos años de mayoría absoluta de Costa y apenas recibió los mismos apoyos que en las elecciones de 2022. El desplome socialista es lo que ha facilitado la llegada de Montenegro al palacio de São Bento. El nuevo jefe de Gobierno reclamó claridad al Partido Socialista: “Debe elegir entre ser oposición democrática o ser bloqueo democrático”.

El avance de Chega, el partido de ultraderecha liderado por André Ventura que capitalizó la protesta y obtuvo 50 representantes, convertirá la gobernación de Montenegro en un ejercicio de funambulismo permanente. Ninguna de las medidas importantes que requieran respaldo parlamentario podrá salir adelante sin el apoyo de una de las principales fuerzas de la oposición: los socialistas o la derecha populista. El resto de organizaciones presentes en la Asamblea de la República, muy fragmentada por la presencia de nueve partidos, carece de peso suficiente para determinar la aprobación o el rechazo de iniciativas.

En su primer discurso tras tomar posesión como primer ministro, Montenegro citó al papa Francisco para tratar de reforzar su invitación al diálogo: “Contamos con todos, todos, todos”. Dijo también que el Gobierno no está de paso y que aspira a agotar los cuatro años de mandato. “En un momento en que el Estado no responde adecuadamente a los ciudadanos en el acceso a servicios esenciales como la sanidad, la educación o la vivienda, sería imperdonable que la política se convierta en un agravante y no en la solución para tantos problemas”, afirmó.

Exigió a la oposición “la humildad, el espíritu patriótico y la capacidad de diálogo” que prometió para su Gobierno. Una vez más dejó fuera de sus palabras a Chega, que ha estado presionando desde la noche electoral para formar parte del gabinete. Tampoco el presidente de la República, Marcelo Rebelo de Sousa, lo hizo en su intervención, aunque sí subrayó que “los moderados ganaron a los radicales” en las elecciones.

Respeto para trabajar

El nuevo primer ministro reclamó a la oposición respeto para “dejar trabajar” al nuevo Gobierno y aplicar su programa electoral. Solo en un aspecto se mostró dispuesto a consensuar con las demás formaciones la redacción de un plan de lucha contra la corrupción a la que dedicó varios párrafos de su discurso. Prometió aplicar algunas de sus principales promesas electorales como la bajada de impuestos, un plan de emergencia para la sanidad pública que incorporará al sector privado “sin complejos ideológicos” y las mejoras retributivas de colectivos como profesores y policías, pero también afirmó que seguirá la senda del rigor presupuestario. “La teoría de los cofres lleno conduce a reivindicaciones desmedidas y descontroladas”, avisó en referencia a la impresión de que el excedente presupuestario alcanzado en 2023 permitirá satisfacer cualquier demanda.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

La política de control presupuestario fue una de las líneas que distinguió el mandato de Costa, que asistió a la toma de posesión del nuevo Gobierno en el Palacio Nacional de Ajuda, a diferencia del líder socialista, Pedro Nuno Santos, que no acudió. También se ausentaron los dirigentes del Bloco de Esquerda y el Partido Comunista Portugués, Mariana Mortágua y Paulo Raimundo.

Montenegro trató de trasladar un mensaje de confianza contra la inestabilidad que se asocia a su precaria mayoría, como se vislumbró la semana pasada durante la elección del presidente de la Asamblea de la República. El desacuerdo entre formaciones obligó a realizar tres votaciones fallidas en las que ninguno de los tres candidatos presentados por el PSD, PS y Chega obtuvo respaldo suficiente. Solo el pacto alcanzado entre Montenegro y el líder socialista, Pedro Nuno Santos, permitió desbloquear la situación al llegar a un acuerdo para rotar la presidencia de la Cámara entre ambas formaciones.

A día de hoy, se ve más factible la complicidad del centroderecha con los socialistas que con la ultraderecha, como reconoció el que será líder parlamentario del PSD, Hugo Soares: “Queremos dialogar con todos, en especial con el Partido Socialista”. La negativa de Montenegro a incorporar a los populistas a su Gabinete, tal y como prometió en campaña, ha irritado sobremanera a Ventura, que exigió en sucesivas entrevistas televisivas la entrada en el Gobierno. La oposición que realizará Chega es imprevisible, muy dependiente de la voluntad de su líder, que aspira a extender su triunfo electoral en el Algarve a otros territorios y dar el sorpasso al PSD, la formación que ha tenido la hegemonía en el arco de la derecha en los 50 años de democracia. La cercanía de las elecciones regionales en Madeira (26 de mayo) y europeas (9 de junio) no ayudarán a sosegar el ambiente para favorecer el entendimiento entre ambas formaciones. En contrapartida, la presencia de antiguos militantes del PSD en las filas de Chega puede facilitar el diálogo.

Si a la derecha el nuevo Gobierno tiene un potencial socio crispado, a la izquierda tiene un partido dispuesto a negociar solo asuntos institucionales o medidas destinadas a atender las reivindicaciones de profesores, sanitarios y policías, los tres colectivos que protagonizaron meses de protestas contra el Ejecutivo de Costa. Pedro Nuno Santos se ofreció a apoyar una rectificación presupuestaria para atender estas demandas, aunque su colaboración se limitaría a esos aspectos para mejorar las condiciones salariales de los empleados públicos. El secretario general del PS asegura que no votarán a favor de los Presupuestos Generales de 2025, la verdadera prueba de fuego para la supervivencia del nuevo Gabinete.

Abstención de los socialistas

La decisión del Partido Comunista Portugués (PCP) de presentar una moción de rechazo al programa de Gobierno obligará a toda la oposición a tener que posicionarse. Los socialistas, que afrontan ahora su propio proceso de reconstitución interna, anunciaron hace semanas que no van a impedir el Gobierno de Montenegro. La abstención del PS le bastaría al Ejecutivo para sacar adelante su programa en la Asamblea de la República.

Montenegro se ha rodeado de un Gobierno de pesos pesados, procedentes del núcleo duro de su partido, para navegar por una legislatura compleja. El número dos del Ejecutivo y ministro de Asuntos Exteriores, Paulo Rangel, era vicepresidente del PSD y eurodiputado. Rangel participó en noviembre de 2023 Madrid en una de las protestas organizadas por el PP y Vox contra la ley de amnistía con un discurso encendido: “El acuerdo que Pedro Sánchez ha hecho es peligroso para la democracia liberal y el Estado de derecho y es peligroso también para la unidad de España”.

Pero es la ministra del Interior, Margarida Blasco, la que está recibiendo las mayores críticas políticas antes incluso de empezar su función. Ventura considera que no es idónea para el cargo por su trabajo anterior durante siete años como inspectora general del ministerio, donde propuso sanciones disciplinarias para policías que habían cometido agresiones. Blasco, que es magistrada, es una de las cuatro ministras independientes nombradas por Montenegro.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_



Source link

İlgili Makaleler

Bir yanıt yazın

Başa dön tuşu